¿Perdiste tu luneta bajo el agua?

 

Perdiste tu luneta. ¿Y ahora que?

La luneta la transportamos sin protección en nuestros bolsos como si fuera nada más que un accesorio. Y en realidad es nuestra ventana al mundo que queremos visitar, es una pieza esencial y delicada. Ella crea un espacio de aire que permite que los ojos enfoquen y encierra nuestra nariz. Y un día esta se pierde y que barbaridad, el mundo subacuático se vuelve de repente turbio. ¿Qué hacer?

Paso 1: No entrar en pánico.
Recordá, necesitas tu luneta para ver claro, pero no la necesitas para respirar y podés tener una visión turbia sin luneta o con la luneta inundada. Si practicaste nadar 20 o 25 metros sin luneta en la pileta o en aguas poco profundas, estarás preparado para una inundación o perdida de la luneta.

Paso 2: Búscala.
Después de calmar tu respiración y asegurar tu flotabilidad neutral, trata de determinar si la luneta esta presente y que no se le rompió nada. Probablemente lo mas común es que se inunde o se mueva porque una corriente la movió de tu cara, alguien le pego una aleteada, se corre al chocar contra el agua al ingresar o se rompe la correa (esto pasa cuando somos unos dejados y no controlamos posibles fallas) o se pierde (esto es o negligencia o accidente).

Paso 3: La mayoría de las veces podes volver a colocarte la luneta y vaciarla usando la técnica apropiada. Si una parte se rompió o tenés que sostener la luneta para mantenerla en la cara o asegurar su sello, hace una señal a tu compañero y termina el buceo. No olvides de hacer una parada de seguridad si es practicable.

Paso 4: Pedí que te guíen.
Si tu luneta no esta para ser usada hace una señal a tu compañero para que te guíe en el ascenso controlado. Igualmente hace una parada si se puede.

Paso 5: Usa tu luneta de repuesto.
Si no tenés una, el día de buceo habrá terminado. Deberías llevar al menos correas o un kit de repuesto.

Recomendaciones
· Si compraste tu luneta en un negocio de buceo, tendrá una caja dura, reclamala y úsala en tu kit de viaje o en tu bolso.


Recorda leer tu manual y practicar natación sin luneta.

Alberto Megna
Director

· Volver ·